Quiénes

Detrás de Familias por el Núñez hay, claro, familias de carne y hueso. Cinco somos las familias impulsoras. Nos presentamos, en primera persona, para que nos conozcas más de cerca.

 ÁLVARO

Álvaro, Kathrin, Niklas y Oliver

 Me llamo Álvaro y vivo con mi compañera y mi hijo pequeño de 4 años. Además, tengo otro hijo de 12 años de otra relación. Por él he podido confirmar que la educación en la mayoría de colegios públicos (ha pasado de momento por 5) continúa en la línea de seguir las directrices gubernamentales al dedillo, las cuales imponen obligaciones curriculares absurdamente exigentes que los profesores deben impartir a los alumnos. Por falta de entendimiento con la madre de mi hijo mayor, no he podido ofrecerle un lugar más comprensivo y respetuoso con sus necesidades. Ahora, con mi segundo hijo, no quiero que esto se vuelva repetir, y por eso… ¡nos vamos al Núñez!!

BÁRBARA

Juanfe, Luca y BárbaraLa nuestra es una familia de tres miembros… y cuarto. Siete kilillos de pelo nos complementan. Eso somos nosotros. Luca alias “Capitán Pigüino” o “El Niño Caballero”, dependiendo del momento; Juanfe, padre natural de Luca y adoptivo de tan insignes personajes; Little, con el sobrenombre de “la sufridora” por los ratitos, que ya cada vez menos, le ha hecho pasar el “Niño Caballero” y Bárbara, madre (natural y adoptiva) y pareja de los anteriores respectivamente. En resumen, una familia nada extraordinaria con sus nada extraordinarias dudas, problemas y alegrías.

Nuestro hijo tiene casi cuatro años. Es un niño curioso y activo y él es el motivo por el cual nos encontramos inmersos en ésta aventura que es “Familias por el Núñez”. Y aunque tenemos dos años aún por delante antes de tener que enfrentarnos al momento de las decisiones, los cambios y las apuestas a una sola carta, ya nos hemos subido a un tren con un destino claro: el Núñez de Arenas. 

MARTA

Bruna, Lupe y MartaMi nombre es Marta y me gustan los jaleos. Vamos, que, si el TDH hubiera estado diagnosticado en los años 1970, me hubieran colocado el dichoso cartelito. Pero tuve la suerte de caer en un colegio diferente, en realidad, muy parecido al Núñez de Arenas. Para mí, aquello fue un tesoro del que aún hoy puedo decir que extraigo perlas. Quisiera poder darle a mis dos hijas un regalo parecido. A ellas y a muchos otros niños y niñas. Por eso estoy aquí.

LAURA

Me llamo Laura y debe ser que todavía no he madurado lo suficiente. Me gusta jugar, me gusta reírme, me gusta crecer, me gusta sorprenderme… Todavía me niego a pensar que aprender es un estado gris, estanco, aburrido. Sumiso. Algo de estar quieto y escuchar al que sabe. Sé que aprender tiene mucho que ver con el color, la escucha, el movimiento, con ensuciarse, con encender llamas y con la pasión. Y con miles de cosas más. Y a Javi y a mi, nos encantaría poder transmitírselo a nuestros hijos, Manuela y Hugo, y poder dejarles cada mañana en un lugar donde les rieguen y les abonen con tierrita de la buena para verles florecer todos los días.

El Núñez es nuestro huerto. Con su bosque y su gente. Con sus ganas y su sabiduría. Con sus miles de rincones y matices. Y me gustaría contártelo, porque a mi, me encanta contar cosas cuando me emociono. Ya ves, me llamo Laura y debe ser que todavía no he madurado lo suficiente.

Anuncios